miércoles, 19 de diciembre de 2012

Tarta "DIPLOMAT"

El fin de semana fuimos a cenar a casa de unos amigos y yo llevé el postre. Después de darle muchas vueltas (quería hacer una tarta de chocolate) mi marido me dijo que hace mucho que no hacía esta tarta (es su preferida, junto con la tarta de limón) y como lleva fruta y la crema es muy ligera, me decidí a hacerla. Yo soy nacida en Rumania, esta receta es de allí y recuerdo cuando era pequeña que iba con mis padres a la "cofetarie" (es un sitio tipo cafetería, pero sobre todo tenían pastelitos individuales de todo tipo, no se si hoy en día aun quedan, yo hace muchos años que no voy a Rumania). Recuerdo que había un montón de pastelitos y nunca sabía cual elegir. El "diplomat" no era uno de mis favoritos, pero ahora sí me gusta (es que lo hago yo jijijijiji).

He buscado por internet un poco la historia de esta tarta, pero no hay mucha información y la que hay no está muy clara, parece ser que se hizo por primera vez a finales del siglo XIX y era muy famoso en Francia y Rusia. El nombre parece ser que se lo pusieron en honor a un diplomado ruso, nacido en Portugal, se llamaba Karl Nesselrode.

Pues nada, ahí vamos con la receta:

Ingredientes:

frutas variadas, o sólo un tipo de fruta, la crema de esta tarta combina con todo, cada uno que escoja la fruta que más le guste
3/4 vaso de azúcar
1 vaso de leche
6 yemas de huevo
500 g nata para montar
azucar vahinillado
6 claras
25 g de gelatina en polvo
bizcochos de soletilla

Preparación:

Cortamos la fruta de la manera que más nos gusta, (yo normalmente lo hago todo en rodajas y cada vez que hago la tarta la decoro de otra manera) y la guardamos. Mezclamos las yemas con el azúcar en un cazo, hasta que blanqueen, añadimos la leche y ponemos a fuego medio, sin dejar de remover. Cuando empiece a subir, es justo antes de que hierva, lo retiramos del fuego y dejamos enfriar. Si llega a hervir, se corta la crema. En un vaso ponemos un poco de agua (1/4 mas o menos), calentamos al microondas y echamos la gelatina, removiendo mucho hasta que esté deshecha. Montamos la nata con 2 cucharadas de azúcar y guardamos en la nevera. Mientras, forramos un molde con papel de plástico y colocamos la fruta de la manera que queramos, pensando que le daremos la vuelta y lo que ahora no vemos, es decir lo que esta en el fondo de la tarta será lo que habrá encima. Montamos las claras. Cuando la gelatina esté templada, la añadimos a la nata. Luego, añadimos la crema de huevo fría y por último las claras montadas. Echamos la crema encima de la fruta y alisamos. Después colocamos los bizcochos de tal forma que quede todo tapado y guardamos en la nevera. Hay que dejarlo mínimo unas 6 horas antes de servir. Cuando esté lista, ponemos un plato encima, damos la vuelta al molde, lo quitamos y retiramos el papel de plástico.


4 comentarios:

  1. Felicidades a la pastele®a!!!! Que buena que esta esta tarta!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué mavilla!! Me gusta como postre de Nochebuena, ya que al ser de frutas tiene que ser más ligera que el típico tronco de navidad o de turrón, y después de la comilona.... Me llevo la receta!! Un beso y Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmina, espero que me digas qué tal te ha salido y si te ha gustado el sabor. Si tienes alguna duda, no dudes en preguntarme. Un besazo y Feliz Navidad a ti también!!!!!

      Eliminar